• Análisis 35,  Letras (número 35),  María Isabel Cuena

    Soneto 365

    María Isabel Cuena[1] El diecinueve de abril no paró de llover. No nos mojamos: todo iría bien. Pensamos que hoy habría sido de otra manera. Abril lloraba: hú- medo y tibio. Los días se pegan a las ventanas y resbalan al coger más horas, digo gotas. Son de lluvia. De alarma. (No es el tiempo: ritmo sólo). Es distinto este año el estado de– las cosas. Por fuera, y el agua dentro. Brillaba el sol. También ha cambiado el número. Del dos (22) al tres (23), del cero (dos mil veinte), al uno (20 21). Yo sigo siendo frívola [se prolonga] y en esta agua me alegra celebrar aniversarios. [1]…